12 ene. 2009

Emigrantes de otras vidas

http://www.agirregabiria.net/blog/uploaded_images/amor-785566.jpg

Una furibunda tormenta nos tendió
su mano en el caer gris de la tarde...
Nos buscamos con la mirada
amparados bajo un paraguas
que quiso Dios me acompañara,
siendo que jamás lo usaba.

Energía que fue prosa directa al alma
lo que me devolvió su mirada...
Y la mía...,
que no supo decir nada,
que desde tanto te buscaba!
quedó incrédula y acompañada.

Luz divina que cauteriza las heridas
que el andar por la vida causa.
Eres tú una presencia tan sutil y santa
como lo era de niño mi ángel de la guarda.

Y fueron días con glorias
y temblores violentos los que siguieron...
Y fuiste mío en otro encuentro
y me entregue dócil a ti
como en este cuento que te cuento.

Paranoias del alma...
hasta hace un tiempo era yo un reducto
de impurezas urbanas
y ahora, tu amor, santifica mis andanzas.

¿Estaba escrito que alguna vez te encontrara?
Que tonterías pienso,
no hay escrito en ningún lugar nada...
Somos emigrantes de otras vidas,
un vendaval de lluvia y viento nos junta en ciclos eternos
desde que el tiempo es tiempo,
y el amor ...,
se recrea en nosotros
como en cuento.

Marcelo D. Ferrer

No hay comentarios: