17 ene. 2009

Paganini



Una de las leyendas sobre Paganini cuenta que vendió su alma al demonio por la perfección de su arte y por el amor de una mujer. Según parece, consiguió ambas cosas. Atribuyeron que su pacto lo había consagrado como el mejor músico de todos los tiempo, su fama fue tanta que la iglesia prohibió que sus restos fuesen enterrados en el camposanto.

Héctor Berlioz que perteneció al círculos de sus amigos comenta: "Un hombre de cabellos largos y ojos penetrantes, de extraño semblante, una criatura poseída por el Genio".

La leyenda de Paganini se basó en la de Tartini, quien compuso en 1713 su famosa sonata para violín "El trino del diablo", supuestamente después de que el Diablo mismo le hubiera dictado la música en sueños.

Paganini fué un maestro en la técnica de la scordatura, la cual consiste en cambiar la afinación de una o mas cuerdas del instrumento, haciendo posible producir ciertos sonidos imposibles de consegir con un instrumento afinado en forma convencional.

Se dice que sus manos medían cuarenta y cinco centímetros estiradas. Se atribuye que padecía de Aracnodactilia, quizás generada por sufrir del Síndrome de Marfan, aunque la creencia popular dicta que la extraordinaria longitud de sus dedos se debía a las horas dedicadas a la práctica del violín. Se encontraron en su casa 5 violines Stradivarius y 2 Amati.

El efecto que causaba entre el público era tan asombroso que llegaba a impresionar a músicos consolidados como Chopin, Schumann, Schubert o Liszt. Cuentan que Schumann obsesionado en emular a Paganini, truncó su carrera como pianista al atar el dedo medio de su mano derecha para asegurar la independencia de los dedos al tocar. Lo único que consiguió fue una parálisis en su mano que cercenó sus sueños para siempre.

Además, una serie de gestos y maneras que lo transformaban durante la actuación. El sentido revolucionario con que irrumpe en el campo instrumental de la Historia de la música, con todo lo que ello conlleva en el terreno interpretativo y emocional. Se podría establecer sin vacilar un antes y un después con relación al músico italiano. Las salas de concierto vibraron con su calor humano.

El público llegaba a conectar directamente con la música que emanaba de su relevante carisma y sentido musical. Entonces, la interpretación triunfaba plenamente en toda la extensión de su palabra produciendo en el oyente la catarsis.

En la mayoría de sus espectáculos usaba la improvisación. Además creó numerosas obras en las que involucra a la guitarra, exáctamente unas 200 piezas. En 1824 contrae matrimono con Antonia Bianchi, de la que nace un sólo hijo, Achille. En 1828 se establece en Viena, donde conoce a Frederick Chopin. En 1833 debe regresar a Italia aquejado de problemas nerviosos.

En Parma se hace cargo de la orquesta del ducado, pero sus peticiones económicas y artísticas fueron un problema para los administradores, que rescindieron el contrato en 1836. Su salud se fue deteriorando por un cáncer de laringe que le hacía perder la voz a pasos agigantados y la sumistración de mercurio a la que era expuesto por recomendación de su médico; murió en Niza el 27 de mayo de 1840.

http://elvalle.phpnet.us

No hay comentarios: