4 mar. 2009

Vaginismo

¿Han oído hablar de que en ocasiones el pene se queda atrapado en la vagina? En esos casos el hombre no puede sacar el pene y se quedan unidos hasta que el músculo vaginal se relaje. Esto es lo que cuenta José Ignacio de Arana en su anecdotario médico “Diga Treinta y Tres”, cuando un hombre casado estaba en la cama con la criada, fueron sorprendidos por la esposa de éste y ante el grito que pegó la señora, la criada tuvo un espasmo vaginal impidiendo al esposo que pudiera levantarse y así unidos tuvieron que ponerles en la camilla y llevarles a urgencias recibiendo los bolsazos de la esposa ultrajada, para mayor recochineo de los que allí les esperaban.

Pues sí, estas cosas pasan pero, a decir verdad, los espasmos vaginales en pleno acto sexual son muy infrecuentes. Las mujeres tienen ese espasmo o contracción vaginal, que cierra por completo la vagina y hace imposible la penetración. Esto es lo que conocemos como vaginismo. Las causas son muy variadas, puede estar producido por un hecho traumático, como una violación o abusos sexuales en la infancia, relaciones sexuales dolorosas, o simplemente irritación en los genitales, debido a una infección, alergia, etc. Entre las causas psicológicas más frecuentes, está el miedo al sexo, o el pudor por unas creencias religiosas inadecuadas sobre la sexualidad.

No hay comentarios: