7 abr. 2009

Apenas


No somos más que simiente de olvido,
Cruda ceniza soñándose llama,
Un accidente silente que clama
La irrelevancia de nunca haber sido.

No somos más que un instante extinguido,
Trágica historia agotada sin trama,
Cántaro herido que su agua derrama
Sobre los yermos del tiempo perdido.

Y, en tanta nada, una sed infinita
Muerde mi boca anhelando otra boca
Que me desprecia, fingiéndose ahíta,

En tanto, estéril, transmúdase en roca
Que, golpe a golpe, acrecienta mi cuita:
Su alma de mi alma olvidándose loca.


http://hipogeo.blogspot.com/

No hay comentarios: