24 abr. 2009

Lluvia


Gotas de lluvia
diminutas bailarinas,
siempre cambiantes,
sensuales, suaves, mansas,
lento, reconocen mi cara,
empañan mis lentes,
penetran mi piel, mi vida,
llegan al umbral de la última estancia.
Corren libres por mi cuerpo
desnudo, virgen de pudor.
Ese extraño que conmigo,
ha tanto llevo.
Lluvia sabia,
ven inunda mi vida limpia,
saca a flote,
anhelos, ilusiones,
sueños postergados, casi viejos.
Todo cuanto oculto estaba
en un cofre olvidado en mi alma.
Renuévame lluvia
una vez más con tus gotas mágicas

Concepción de Quesada y Loynaz.

No hay comentarios: