11 abr. 2009

Mi destino



Una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto que tenía su auto pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba la falla del motor.

En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un señor y le ofreció su ayuda. El dueño del primer auto dijo: --Mire, éste es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que usted sin ser el dueño pueda o sepa hacer algo.

El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo: --Está bien, haga el intento, pero no creo que pueda, pues éste es mi auto.

El segundo hombre echó manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El primer hombre quedó atónito y preguntó:
-- ¿Cómo pudo arreglar el fallo si es mi auto?

El segundo hombre contestó: -- Verá, mi nombre es Félix Wankel... Yo inventé el motor rotativo que usa su auto.

Cuántas veces decimos: Esta es MI vida; Este es MI destino; Esta es MI casa... ¡Déjenme a mí, sólo yo puedo resolver el problema! Sin darnos cuenta que a veces la experiencia de los demás podrìa ayudarnos y aliviarnos.

No hay comentarios: