4 may. 2009

Con récipe... es distinto



Buscando la receta para un remedio
Una elegante, calmada y respetable señora entró a una farmacia
y se dirigió sin titubeos hacia el Farmacéutico.
Lo miró fijamente a los ojos y le dijo:
-Quisiera comprar un poco de cianuro

El Farmacéutico le preguntó:
¿Y para que rayos usted necesita cianuro?

La señora respodió:
-Necesito envenenar a mi marido

Los ojos del Farmacéutico se le saltaron de las órbitas y le dijo alterado:
-Por el amor de Dios! No puedo venderle cianuro para que mate a
su esposo! Eso es ilegal! Perderé mi licencia! Ambos terminaremos
en la cárcel! Todo tipo de cosas nos pasarán...Definitivamente NO.
Usted no puede tener cianuro cerca!

La señora introdujo su mano en la cartera y le entregó una
fotografía de su marido en la cama con la esposa del
farmacéutico.

El farmacéutico la miró con detenimiento y le contestó:
-Pero bueno... con RECIPE es distinto!!!!

No hay comentarios: